Tiempo estimado de lectura: 0 minutos

Juan José Arreola

Si no domesticamos a todos los felinos fue exclusivamente por razones de tamaño, utilidad y costo de mantenimiento. Nos hemos conformado con el gato, que come poco.